sábado, 7 de octubre de 2017

Palmito



Chamaerops humilis L.         (Palmito, palma enana, margallo)
Familia Arecaceas
Su nombre Su nombre viene del griego “khamaí” que significa pegado al suelo, bajo; “rhops” ramaje, leñas menuda, por su porte pequeño y humilis de pequeño, humilde, así que su nombre científico significa “pequeño arbusto enano”
Origen El palmito es una de las dos únicas palmeras nativas de Europa (la otra es la datilera de Creta, Phoenix theophrasti) y la única especie del género Chamaerops. Se distribuye por el norte de África y el sureste y suroeste de Europa.
Descripción  Palmera pequeña que puede alcanzar entre 3 a 4 m de altura, ramificada desde la base o a veces con tronco único. Las hojas, de unos 50 a 80 cm de diámetro,  palmeadas, divididas en numerosos folíolos (24 a 32) grisáceos o verde azulados, duros y terminados en ápices bifurcados. Los peciolos están recorridos en toda su longitud por espinas rectas de unos 2 o 3 cm de largo, de color amarillo.
Es una especie dioica (ejemplares masculinos y femeninos separados). Las inflorescencias, de entre 15 a 20 cm de largo, nacen al final de los troncos, entre las hojas. Produce pequeños frutos carnosos, redondos, de color verde inmaduros tornándose rojizos a negruzcos al madurar. Florece en primavera y los frutos maduran a lo largo del otoño.
Cuando es joven puede confundirse con un Trachicarpus fortunei,  Palmera de la Fortuna, sin espinas en el peciolo y más resistente al frío.
Hoy se considera a los palmitos mayores con un solo tronco como Chamaerops humilis variedad arborescens (Pers.) Steud., aunque se cree que es debido a la forma de cultivo, mientras que el clásico pequeño lo llaman Chamertops humilis variedad nana. Hay tres principales variedades, que son: Vulcano: sin espinas; Argentata de hojas azules con retoños basales y Cerifera llamado palmito azul por sus hojas azul claro.
Tiene un gran valor ecológico por su resistencia a la sequía. La planta es utilizada como refugio por muchos animales así como alimento y  actúan como dispersantes de sus semillas.
Hoy es una planta con aprovechamiento regulado en varias Comunidades Autónomas, se considera amenazada en Cataluña y Extremadura y está protegida por ley en varias como  Cataluña, Murcia y Valencia.
Exigencias Es muy resistente a las temperaturas extremas, aunque su presencia indica la zona de vegetación Termomediterránea (plantas frioleras).
No soporta las heladas pero si  la salinidad, la sequía y el viento.
Crece en zonas secas o áridas muy soleadas
Puede vivir en todo tipo de suelos, ya sean arenosos o rocosos, incluso cerca del mar soportando bien los vientos salinos, pudiendo vivir desde el nivel del mar hasta los 1100 m.s.n.m.
Sus formaciones se llaman palmitares.
Usos  El cogollo del palmito se considera estimulante y afrodisiaco.
En Mallorca fabrican cestos con sus hojas.
Con sus fibras se fabrica papel y como relleno de tapicerías.
En Andalucía se come las espatas a las que llaman higas o jijas y también sus dátiles “palmiches o dátiles de zorra” que son ásperos.  
Sus hojas se utilizan de dos formas diferentes: cortada simplemente, se obtiene la palma negra (verde), y secada al sol pierde parte de su color aunque siempre queda algo verde.
Las hojas de los cogollos no se cortan, sino que se arrancan en verano y se dejan secar. Para conseguir una blancura aun mayor se colocan humedecidas en un lugar cerrado donde se quema azufre.
Hoy existe una industria que comercia los palmitos tiernos envasados como alimento, que se consumen principalmente en ensaladas.
Se fabrican espuertas bastas con sus hojas, mientras que con las de sus cogollos, blancas  se emplean para trabajos más finos.
Con sus fibras se han fabricado paños bastos.
En Italia las yemas terminales y los cogollos de sus hojas tiernas son comidas en ensalada y las llaman cafaglioi  y sus dátiles se consumen como golosina o postre.
En el Magreb se comen sus raíces y se ha utilizado como sucedáneo de la zarzaparrilla.
Del palmito se obtiene en África  la crin vegetal o crin de África” mediante un laborioso proceso,  es utilizada para  cuerdas, esteras  y mezclándola con pelos de camellos fabrican las telas de las tiendas, relleno de colchones, cojines y sombreros. 
En Málaga se vende “los seretes de Istán “que son recipientes de palmito prensado con el pan de higos en su interior.
En Ibiza los típicos capazos están fabricados con hojas de palmito trenzadas y largas asas de cuerda.
Son muy antiguas las escobas de palma con su palo de caña.
En Gata de Gorgos (Alicante) son típicos los: “graneres, cabaços, catifes y cistelles“ confeccionados con su hojas.
Se utiliza como ornamental  en parques y jardines, a veces se pueden ver ejemplares de una altura considerable como el que se encuentra en la Huerta del Hospital de Morón de la frontera.
Se cultiva en invernaderos para la exportación.
Puede ser criado en macetas cuando es joven, siendo  muy usada por ser muy atractiva para decorar patios y terrazas.
Es empleado para jardines de rocalla por no alcanzar una gran altura.
Por su sistema radical tan desarrollado es muy útil en zonas litorales para contener la erosión y para formar setos espinosos.
Propiedades medicinales Los frutos son astringentes y han sido usados en medicina popular para detener las diarreas y todo tipo de flujos
Los dátiles son emolientes, ablandan la tos seca y combaten los catarros.
Se recomienda tomar los dátiles muy maduros, hervidos con leche y tomados en el mismo tazón en que se ha hervido y bien caliente. Se tomaran tres tazas al día con seis dátiles en cada una.
Componentes contienen taninos y mananos.
Los dátiles contiene azucares 60%, albuminoides 6 %, materias grasas 2´5 %, pectinas, gomas, celulosas y agua entre 15 al 20 % además de vitaminas A,B y C y ácido butírico.
Sus raíces contienen sacarosa y almidón por lo que se ha usado como edulcorante.
Historia  En las pirámides de Egipto, así como en antiguos yacimientos de Israel se han encontrado cuerdas fabricadas con las hojas del palmito.   
Se han encontrado cestos fabricados con hojas de palmito en excavaciones de minas romanas en Murcia que hoy se conservan  el Museo Arqueológico Municipal de Cartagena.
Fue cultivado como ornamental en los jardines hispano-árabes.
Kuoni nos contaba como los presos de la cárcel de Palma de Mallorca fabricaban bellos objetos en pleita de palmito y que en Pollensa existía una fábrica que producía “crin vegetal”
Domingo Badía, conocido como Ali Bey, describió en su novela Viajes por Marruecos el uso de la ‘crin vegetal’, que allí llaman spartum porque con ella se confeccionan cuerdas al igual que con el verdadero esparto (Lygeum spartum, que es una gramínea):
El ejemplar más antiguo conocido de palmito es el llamado palma di Goethe, "palmera de Goethe”, plantado hacia 1585 en Padua (Italia).
Leyendas y tradiciones  El dicho popular «Estar como un palmito» indica que uno está elegante y limpiamente vestido.
Andrés Laguna nos dice refiriéndose al palmito “quien quiere comer el ave conviene que primero quite la pluma” por el gran esfuerzo que hay que hacer para quitarle las hojas y poder consumirlo, también nos cuenta que “despierta la virtud genital, y es propia para holgazanes” porque en la antigüedad gozaba de fama como afrodisiaco.
Localización En Mas de Calaf, de Vilanova d´Alcolea (Castellón) se encuentra un palmito monumental.
En Can Solei, Barcelona hay un palmito con 13 brazos de 8 m. de altura.
En el parque Nacional de Doñana son famosos los palmitos de El Acebuche
En Morón se encuentran silvestre por el campo pero el ejemplar más llamativo por su tamaño se encuentra en la Huerta del Hospital.







viernes, 8 de septiembre de 2017

Mirto, arrayan



Myrtus communis L.
Nombre común: El mirto, arrayán o murta
Familia: Es una planta de la familia Mirtaceas
Su nombre  Viene del griego “myrtos”, de “myron” perfume; del romano murtus , myrtus, emparejado con el griego myrra : mirra por su aroma. Otro de sus nombres comunes por el que fue conocido en la Edad Media es el de murta, del latín murtus , que a su vez viene del indoeuropeo mort (muerte); también de Morta, el nombre de una de las tres parcas, la encargada de cortar el hilo de la vida. Los judíos españoles, sefardíes, le nombraban como hadas, que también significaban novias.
El género es de Joseph Pitton de Tournefort aunque por motivos legales se atribuye a Linneo.
Origen Nativa del sudeste de Europa y del norte de África.
Descripción Arbusto o arbolito de hasta 5 m de altura, aunque lo más normal es que no supere los  1 o 2 metros, siempreverde y con un crecimiento lento. Hojas opuestas, correosas y perennes, oval-lanceoladas muy abundantes. Flores blancas, solitarias sobre pedúnculos, con cinco pétalos y con numerosos estambres, muy olorosas. Frutos azules o negros.
 Florece en primavera y verano. Los frutos maduran en noviembre.
 Es la única planta de esta familia original del sur de Europa, a ella pertenece también el eucalipto.  Toda la planta es aromática, ya que desprende un agradable aroma al frotarla con la mano, es en lo único que se parece a su pariente el eucalipto.
Existe otra especie, el mirto del Sahara, aunque algunos botánicos discrepan y no creen que se trate de otra especie sino de una variedad de la misma.
Exigencias Suele crecer en lugares soleados, a veces en la orilla de los ríos, desde el nivel del mar hasta algo más de 1000 m. Silvestre vive en valles y laderas mediterráneas, pero lo más normal es encontrarlo cultivado en jardines.
Requiere climas suaves y prefiere los suelos frescos y algo húmedos.
Usos   Presente desde muy antiguo en los jardines mediterráneos, tanto romanos como hispano-árabes por lo que su cultivo es a menudo ornamental.
Alonso de Herrera lo recomienda para los jardines y claustros de monasterios.
Las hojas se han usado como sustitutas del té y para aromatizar la ropa de los armarios.
Sus hojas fueron utilizadas como desodorante, aplicándolas en las axilas e ingles para evitar el mal olor y mezcladas con agua se usaba para lavarse.
También las flores y frutos se usaron como desodorante, mezclándolos con cera.
Su madera proporciona una leña y un carbón muy buenos, también se ha usado para fabricar bastones, muebles, marquetería, herramientas y tornería.
De  las hojas, corteza y frutos, mediante destilación, se fabrica un aceite llamada “agua de los ángeles” utilizados en perfumería.
El jugo de sus frutos  azules, se utilizaba para teñir de negro el pelo.
Su fruto sirvió para la fabricar panes y bollos
Las hojas con champú, como tónico capilar.
En el Magreb utilizan las flores y hojas reducidas a polvo como lociones capilares.
Se usa en marroquinería por su propiedad de curtiente.
En Rusia y Turquía se preparan cueros con él
Los frutos se han usado como condimento en asados y compotas de frutas.
Sus hojas dan un sabor especial al asado de carnes.
 También se preparaba antiguamente el "vino de arrayán", con propiedades aperitivas.
En Córcega se obtiene un aguardiente fermentando y destilando sus frutos al que llaman “myrlei”
En algunas religiones, queman la madera del mirto como incienso.
Mezclando hojas, ramas y frutos con ciprés e incienso se quemaba en conjuros.
Propiedades medicinales  La infusión de sus hojas se usa en cosmético para lociones oculares y también como antiséptico y astringente.
Desde muy antiguo se conocen sus propiedades astringentes, desodorantes y anticatarrales y de su esencia balsámica, antiséptica y sedante.
En las antiguas farmacopeas lo recomendaban, para cicatrizar heridas, aliviar contusiones, curar llagas y por sus propiedades  astringentes. El fruto aplicado sobre el estómago con clara de huevo curaba el vómito. También se ha empleado en algunas enfermedades venéreas.
En Oriente utilizaban las hojas secas y trituradas en los pañales de los niños pequeños.
La ingesta de sus flores evita el mal aliento.
Dioscórides “recomendaba tomar su simiente a los que escupen sangre o tienen escozor en la vejiga, cocida y mezclada con harina alivia la inflamación de los ojos y contra las fístulas. Para remediar las menstruaciones muy abundantes. Provoca la orina, limpia la caspa y deseca las viruelas”.
Andrés de Laguna nos dice “que el mirto tiene partes terrestres y frías que desecan. Que las hojas restriñen y se juntan con aceite en las zonas golpeadas. El jarabe de mirto, que llaman Myrtino sirve para calmar la sangre que sale en la tos”
Se emplea como anticatarral y antiséptico. En las afecciones pulmonares y bronquiales, se toma en forma de tisana.
Su aceite esencial es antiséptico, astringente, mucolítico y desodorante.
Sus hojas y frutos son estomaquico y aromático.
Hoy se usa para tratar: afecciones respiratorias como bronquitis, infecciones urinarias, hemorroides, heridas infectadas, ulceras, eccemas y la leucorrea (flujo vaginal).
Componentes  El mirto contiene tanino, resina y sustancias amargas. Tambien contiene: mirtenol, d-limoneno, linalol, geraniol, ,nerol, aldehídos, terpenos, mirtucomulonas  A y B, miricetina y un glucósido, la miricitrina
Su esencia, de olor muy agradable, está compuesta de d-a-pineno, hidrocarbiuro canfénico, cineol, dipenteno y mirtol.
 Sus frutos contienen además ácido cítrico y málico, así como abundante tanino.
Historia Las antiguas egipcias adornaban su pelo con flores de mirto, granada y loto para las fiestas.
Los griegos coronaban a los vencedores de algunos juegos con  guirnaldas de mirto en vez de laurel y también en los entierros de sus héroes.
En Grecia, se coronaba de mirto a los admitidos a los misterios de Eleusis cuando se celebraban los Misterios Mayores.
En 1977 se encontró una corona de oro con forma de mirto en una tumba de Macedonia.
Las novias judías llevaban guirnaldas de mirto el día de su boda, pues era considerado un árbol de buena suerte.
Los hebreos construían chozas para la fiesta de los tabernáculos con ramas de mirto y otros árboles.
Era el árbol de los lares, dioses menores protectores de las familias y casas romanas.
Ovidio, en sus Fastos,  nos cuenta que se utilizaban ramas de mirto para azotar a las mujeres en “las fiestas de Bona Dea”  para aumentar su fertilidad.
Los musulmanes ibéricos fabricaban un jarabe con los frutos u hojas de arrayan según Huici-Miranda.
En el libro de Ibn Al-Awwam (Abu Zacaria, siglo XII) se cuenta como era usado su fruto machacado y mezclado con aceite para tratar el cabello.
En las justas medievales, los caballeros también llevaban flores de mirto.
Bonner nos cuenta la costumbre de los niños mallorquines de consumir sus frutos como golosinas.
Antonio de Jussieu en el siglo XVIII observó  como en Cartagena, vendían los frutos del mirto en los mercados, presentándolos en variedades blancas y negras.
En Valencia adornaban con sus ramas las ventanas en las fiestas,  siendo uno de los himnos falleros “l´entrá de la murta
Es nombrado varias veces en la Biblia: Isaías, 14,19,    Zacarías, 1,10-11   Nehemías 8,15
Hoy está protegido en algunas comunidades autónomas como en Baleares desde 1992
Leyendas y tradiciones  En el lenguaje de las flores significa amor conyugal y compasión. Sus hojas significan: timidez en el amor.
También se le consideró en otros lugares como árbol fúnebre, de muerte, pero más bien como término de una etapa, un cambio a veces traumático, por ello para Graves, aunque  el mirto era un árbol de muerte,   pasó a simbolizar la colonización, ya que los viajeros que se hacían a la mar, llevaban ramas de mirto como muestra de que su vida anterior había muerto y como ayuda en la navegación, para que Afrodita, diosa marítima, los protegiera.  Como ya se ha citado, para los sefardíes, tenía el mismo nombre que  las novias (hadas) y simbolizaba que esas mujeres entraban en una vida nueva y representaba como la muerte de la anterior.
Para los griegos era símbolo de honor y autoridad por lo que era llevado por los jueces cuando actuaban como tales.
Los griegos, le atribuían muchas propiedades: Dionisos o Baco, consiguió que su madre, Sémele, que había muerto por los rayos de Júpiter, volviera  del inframundo Tártaro o Hades, pero tuvo que dejar allí un mirto  a Perséfone para que la dejara salir.
Fedra, observaba enamorada a su hijastro Hipólito, en el templo de Trecén, dedicado a Afrodita,  y como se encontraba despechada por ese amor imposible,  se entretuvo en agujerear con un alfiler las hojas del mirto, por ello presentan puntos claros en sus hojas donde se encuentran sus esencias.
La diosa Palas Atenea, mató a la ninfa Myrrsine, por haberla vencido en una carrera. Del cuerpo de la ninfa creció el mirto y la diosa, arrepentida, protegió a esta planta.
La diosa Afrodita, encontrándose al sur del Peloponeso, sintió vergüenza por su desnudez, al ser observada por sátiros al salir del baño,  se ocultó tras un seto de mirto, al que consideró desde entonces su planta favorita y  le concedió como premio su perfume. Por ello fue utilizado en ritos de magia erótica y era plantado en las puertas de los templos romanos de Venus (Afrodita de los griegos).
Los romanos lo tenían como árbol erótico y por ello estaba prohibido colocar ramas de mirto en algunos lugares, porque su sola presencia (creían que sus hojas exhalaban efluvios excitantes) suponía que incitaba al sexo.
En las fiestas de Mirra, madre de Adonis cuyo padre era  Teseo, las mujeres lucían flores de mirto en sus cabezas.
En la mitología romana, la diosa Bona Dea, era enemiga del mirto, debido a que había  sido flagelada con ramas de este árbol por su padre, por haberlo rechazado cuando intentó abusar sexualmente de ella.
Para los persas, era una planta dedicada su dios Ahura-Mazda
Plinio nos cuenta que Rómulo, el fundador de Roma junto a su hermano Remo, plantó dos mirtos, uno para los nobles y otro para los plebeyos, y estos florecían o se marchitaban alternativamente según les fuera políticamente bien o mal a unos u otros, ¡estaba atribuyendo a estos árboles la capacidad de captar los desánimos o euforias de los romanos! (En los últimos años investigaciones en varias universidades como la de Florencia, por el catedrático Stefano Mancuso; la Universidad de Bonn, en Alemania; Departamento de Ecología Molecular del Instituto Max Planck, en la Universidad Ben-Gurión de Israel y otras de Canadá y Australia están demostrando como las plantas son capaces de captar los estados de ánimo de las personas que los rodean).
Se cree que el agua con hojas de mirto es afrodisiaca.
Los primeros  cristianos lo consideraron símbolo de pureza y fidelidad, coronando a los nuevos cristianos y representando a la Virgen con una rama por su virginidad.
Según Ramírez, llevando mirto en la mano el caminante se cansa menos.
Alonso de Herrera nos cuenta “que sus hojas con vino blanco evitaban la caída del cabello y que su aceite los hace más largas y negros. Con las hojas  en baños, adelgaza las piernas, aprieta las carnes y le dan buen olor”
Se han utilizado para fabricar amuletos para conservar el amor, también fue símbolo de resurrección.
En la Edad Media y hasta el siglo XIX, se quemaban ramas de mirto con ciprés, en la hoguera y creían que su olor atraía a los espíritus.
Los musulmanes, en su tradición, dicen que el mirto fue uno de los elementos puros traídos por Adán del Jardín del Edén.
Se creía que los vapores de una infusión de mirto, curaban la jaqueca, si entraban por la boca, debido a que era producida por los demonios que entraban por la boca y se instalaban en el cerebro.
El poeta inglés John Milton en su obra “El Paraíso perdido” presenta el Edén con abundantes arbustos de mirto, bajo los cuales Adán y Eva gozaban. Y mientras Eva se entretenía cogiendo flores de mirto, se encontró con la serpiente que la invitó a probar el fruto del árbol del bien y del mal.
Nada mejor que acabar este artículo sobre el mirto con su símbolo de final de alguna etapa.
Localización En Morón tenemos mirtos en casi todos los jardines, por ser un arbusto muy vistoso, aromático y que necesita pocos cuidados
Es mundialmente conocido “El patio de los arrayanes de la Alhambra de Granada”




.

domingo, 6 de agosto de 2017

Encina




Quercus rotundifolia Lam.         (Encina, chaparro, carrasca)
Familia Fagaceas
Su nombre El nombre de su género viene del céltico “quer” = bello o “cuez “ =árbol ,lo que significa árbol hermoso’ por la belleza e importancia que se le daba a encinas y robles. Del griego kercaleos que equivale a duro, áspero, del  latín querquerea que significa gravedad o solidez  por sus cualidades.
Otros creen que su nombre bien de griego choiros (cerdo) por el aprovechamiento que hacen de él este animal en su alimentación.
Ilex  era el nombre con que los romanos nombraban a este árbol.
Origen  Árbol típico mediterráneo, aunque se piensa que su origen es del Mediterráneo oriental.
Descripción Árbol con corteza negruzca resquebrajada.
 Hojas simples, correosas (para soportar los rigores del clima sin perder humedad),  redondeadas que lo distinguen de la especie Quercus Ilex que las tiene más elípticas y peludas , con margen a veces espinoso, de color verde oscuro por el haz y blanquecino por el envés, pierden sus hojas poco a poco renovándolas todas en cuatro años . Las hojas de la parte exterior del árbol son más gruesas y pequeñas que las del interior, para resistir mejor la fuerte insolación del verano, además emplean una estrategia parecida a la de las plantas suculentas y cactus, teniendo su máxima actividad por la mañana y última hora de la tarde, cerrando sus estomas en las horas de más calor para evitar la pérdida de humedad, con lo que nos demuestra su perfecta adaptación al clima mediterráneo.
Las flores nacen en primavera agrupadas en ramillos colgantes (amentos) de color amarillo-ocre.
Sus frutos que son dulces, están cubiertos por una cúpula en un tercio de su longitud. Fructifica en otoño e invierno del mismo año de la floración.
Es de lento crecimiento por lo que las encinas presentes en nuestros campos suelen ser centenarias y pueden durar más de mil años  y por ello se merecen nuestra protección y respeto formando parte principal de nuestra cultura mediterránea.
Con copa redondeada, densa y amplia.
Crece desde el nivel del mar hasta los 1300-1400 msnm.

Forma las dehesas que configuran el paisaje de buena parte de la Península y da cobijo a muchísimos animales, por lo que es esencial para la vida de gran parte de la flora y fauna  española. Es el árbol más representativo de la península.
Mantiene la humedad del suelo evitando la evaporación de los acuíferos por lo que es muy útil en climas áridos.
Le suelen aparecer agallas en la parte del envés de las hojas producidas por la avispa Cynips tinctoria (el nombre de la especie nos indica que se han usado estas agallas en tintes).
Hoy se encuentran protegidas por ley pero a pesar de ello se siguen talando impunemente o desaparecen por los temibles fuegos, dejando terrenos que pasaran a ser desiertos en poco tiempo.
Exigencias  Es el principal componente del bosque mediterráneo. Soporta bien tanto  los fríos extremos como las sequias prolongadas. Puede vivir en cualquier tipo de suelos e incluso en barrancos y depresiones del terreno.
Admite la compañía de todo tipo de plantas, no presentando casos de Alelopatías.
Usos  Da un buen combustible y se ha usado para la fabricación de carbón vegetal por los carboneros, oficio tradicional de los campos españoles y que requerían de una gran experiencia transmitida de generación en generación. Este carbón era el principal combustible de los hogares hasta la primera mitad del siglo XX.
Su madera, pesada, dura y compacta se usa para fabricar herramientas , parquet, carros, arados,  etc., así como en pequeñas obras hidráulicas y en la construcción, como pilares o vigas, sumergida aguanta muy bien sin podrirse. De su madera se construyeron los antiguos arados romanos.
Su raíz cocida se usó para teñir de negro los cabellos.
Sus frutos son el alimento ideal de los cerdos para conseguir jamones de primera calidad denominados “de bellota” para indicarla.
Se ha sacado aceite comestible.
Su corteza por su riqueza en tanino se ha empleado para curtir pieles
Son muy resistentes tanto a incendios como a talas, creando suelos que mantienen la estabilidad de los ecosistemas.
Propiedades medicinales  Su polen es responsable de muchas alergias.
Por contener taninos sus frutos son astringentes y ha sido usado desde la antigüedad por esta propiedad.
Según nos dice el doctor Leclerc: “ Se utilizó contra hemorroides, hemorragias determinadas por la metritis y los fibromas uterinos, leucorrea, blenorragia, fisuras del ano y hemorragias”
El mismo doctor Leclerc recomendaba contra la disentería beber vino de roble (1 onza de corteza pulverizada, 1 litro de  vino tinto y 10 gramos de ácido clorhídrico).
Para lavar llagas, aliviar irritaciones, sabañones y ulceras
Las bellotas cocidas con grasa de cerdo ablandan las durezas y sana las llagas malignas
Se creía que las bellotas provocaban la orina.
Sus hojas y bellotas machacadas y cocidas se emplean para desinfectar heridas.
El doctor Andrés de Laguna nos informa que Dioscórides decía que comer las bellotas en abundancia “dan dolor de cabeza y engendran ventosidades, aunque son útiles para las mordeduras de animales que arrojan venenos”.
Las bellotas cocidas y bebidas con leche se le consideraban un buen antídoto contra todos los tóxicos .
Su corteza pulverizada se usó para combatir la tuberculosis pero por causar graves irritaciones en las vías respiratorias y digestivas, motivado por contener ácido cuercitano,  se dejó de emplear.
Aspirando el humo de sus ramas al quemarse alivia resfriados y jaquecas.
Con sus agallas se prepara la Pomada de la condesa o pomada virginal ,de la Farmacopea matritense de 1823 (agallas de encina, corteza de granada, hojas de mirto y nueces de ciprés) usada como astringente externo por comprimir el esfínter.
Componentes Contiene acido gálico, comercianticos y elágico.
Su corteza es rica en materias tánicas, pero no se trata de ácido tánico sino del ácido cuercitano.
El llamado rojo de roble (presente de distintas cantidades en las especies del genero Quercus) es una especie de flobafeno, cuercinita, levulina, diversos azúcares, pectinas etc.
Las bellotas contienen 50% de fécula, varios azúcares, grasa y tanino.
En las agallas ácidos gálicos y taninos.  
Historia Han sido consumidas las bellotas desde la Prehistoria tanto en la Península como en el norte de África.
Los celtas lo consideraban arboles sagrados y bajo su sombra celebraban los druidas sus ceremonias religiosas.
Los sacerdotes del templo de Dodona, en el norte de Grecia, hacían sus oráculos oyendo el ruido del viento en las hojas de las encinas y su religión se basaban en encinas sagradas.  
En la antigua Grecia se castigaba con la muerte la tala injustificada de una encina.
Los romanos cultivaban en sus jardines diversos tipos del genero Quercus y los hispanoárabes solían tener en sus jardines encinas.
Hoy se pueden ver en algunos jardines pero debido a su lento crecimiento a veces son víctimas de agresiones y bandalismo.  
En la Biblia es nombrada varias veces como árbol sagrado, así en el Génesis (XII, 6) “Abrahán atravesó el país de Siquem, hasta la encina de Moré”. Sobre la encina de Mambré, los tres ángeles anuncian a Abrahán la destrucción de Sodoma y Gomorra.
El hombre ha ido seleccionando las bellotas más dulces para sembrarlas y así eliminar las más ásperas y con mayor cantidad de tanino a las que llamó Quercus ballota  Desfontaines.
Según Plinio las bellotas tostadas eran consumidas por los romanos en Hispania como postre y en épocas de escasez se dejaban secar, se mondaban y trituraban obteniendo una harina con la que fabricaban pan.
Las bellotas asadas junto a las castañas componía el alimento base de las poblaciones hasta que la llegada de la patata la desplazara.
En la hambruna de 1709 en Francia, el pan de bellota socorrió el hambre de muchas personas y evito un buen número de  muertes.   
Muchos escritores y poetas españoles como Unamuno o  Azorín en su obra La Ruta de Don Quijote, le han dedicado bellas páginas; Antonio Machado le dedica este poema:
¡Encinares castellanos
en laderas y altozanos,
serrijones y colinas
llenos de oscura maleza,
encinas, pardas encinas:
humildad y fortaleza!

Leyendas y tradiciones  Su madera se ha usado en las hogueras de la noche de San Juan, antiguamente para celebrar  del solsticio de verano (El día más largo y la noche más corta del año).
Para los celtas la encina estaba relacionada con el dios supremo, incluso algunos acabaron adorando al árbol.
Estuvo consagrada a Júpiter y Cibeles como símbolo de fuerza.
Una leyenda griega cuenta que de una bellota procedente de la encina oracular de Dodona nació una encina de la que caían hormigas que transformadas por Zeus  en hombres “los mirmidones” conquistaron la isla de Egina. Estos mismos mirmidones son los que según Homero lucharon en la guerra de Troya junto a Aquiles, vestían de negro y entraban en combate en una rápida carrera como sus antecedentes las hormigas.
En la antigüedad casi todos los países de Europa contaban con algunas encinas sagradas que consideraban habitadas por espíritus ya que bajo su sombra enterraban a sus santos. Estas creencias fueron combatidas por las grandes religiones (cristianismo, islamismo y judaísmo). Pero el cristianismo siguió tomando algunas encinas como lugares sagrados. La virgen de Fátima se apareció sobre una encina al igual que la virgen de Begoña, patrona de Bilbao, según la leyenda en el siglo XVII se intentó cortar la encina de la aparición y la Virgen gritó: “Gegoña” (“quieto ahí”).
En Cataluña, las jóvenes que habitaban en la rivera del rio Fresser (Gerona) creían que podían convertirse en hadas bebiendo agua de siete fuentes con la hoja de una encina tocada por un rayo.
En Aragón se quemaba un trozo de tronco poco a poco desde el día de Nochebuena hasta Reyes y después lo colocaban en la cuadra para que protegiera a los animales.
En muchos lugares de España las mujeres creían que abrazando una encina quedaría embarazada.
En la mitología asturiana cuenta que en las encinas habitan las lavanderas, que lavan sus ropas a la luz de la luna y causa muchas desgracias a quien tiene la mala suerte de verlas.
En Peñamellera (Asturias) existe una encina en la que se celebraron aquelarres.
Un antiguo dicho de la península ibérica dice: “Para tener éxito en los negocios se cogerán en domingo, cinco bellotas, que se quemaran y las cenizas se colgaran dentro de una bolsa de seda amarilla que se llevará encima”.
En muchos lugares de España se consideraba su sombra maléfica por creer que las brujas de reunían allí.
El rey de Navarra García Jiménez  en el 722 tuvo una aparición de una cruz sobre una encina en víspera de una batalla que ganó y por ello fundó la orden de la encina  a la que pertenecerían sus caballeros. Y que es la orden militar más antigua de España.
Hasta hace poco, en Cataluña, en la noche de san Juan, abrían con hachas un hueco en el tronco de una encina y pasaban por el a un niño quebrado. La madre lo metía diciendo: “roto te lo doy” y el padre lo recogía por el otro lado diciendo: “curado te lo quito” Se repetía tres veces, a continuación se envolvía el agujero con la faja del niño, arcilla y se ataba con cuerdas, si al cabo de un tiempo la encina seguía viva era señal de que el niño se curaría.
Localización En Morón hay algunas encinas en jardines, pero los ejemplares más importantes se encuentran en Arenales y la Ramira.
El Coripe se encuentra “El Chaparro de la Vega” declarando por la Junta de Andalucía monumento natural, con más de 200 años de antigüedad, aunque algunos creen que puede tener 700 años y 30 metros de diámetro de copa, 18 de altura y un perímetro de 5.7 metros. Utilizado como referente para actividades de Educación Ambiental en toda la comarca.
En 1994, la televisión andaluza,  Canal Sur en el primer programa dedicado a records regionales, congregó a 1250 personas bajo su sombra y aun quedó sitio.
Junto a él se celebra anualmente la Romería de Fátima en el mes de mayo.
Se encuentra junto al rio  Guadalporcún y forma parte de la vía verde de la Sierra sur, cercano a la Reserva Natural del Peñón de Zaframagón.
Los vecinos de Coripe están tan orgullosos de su chaparro que lo incluyeron en su escudo oficial junto a un caballo, creado en 1983. Aunque siempre ha sido símbolo de su pueblo